“El convenio de las fotomultas del gobierno de Montenegro es un escándalo”

Vito Amalfitano, concejal del Frente de Todos en Mar del Plata, describe el nuevo sistema de fotomultas en la ciudad, que se está implementando sin aprobación del Concejo Deliberante. El rol de una empresa privada y el perjuicio para las arcas públicas. Además, un panorama de la gestión de Guillermo Montenegro (Juntos por el Cambio).

Vito Almafitano es periodista de una larga trayectoria y haciendo la aclaración acerca de que no le gusta abusar de los calificativos o de las palabras antisonantes, define el convenio de las fotomultas como un escándalo.

Se refiere al convenio promovido por el gobierno de Guillermo Montenegro, que no tiene licitación y que termina con un convenio anterior que le daba al municipio a un 50% de lo recaudado, frente al 24% del actual.

“Tiene una empresa privada, Secutrans, en el medio, más allá del convenio con la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM). Es un empresario que está al frente, que está muy sospechado de muchísimas regularidades”, dice Vito Amalfitano.

Por otra parte, el concejal señala que tampoco se convocó a la Universidad Nacional de Mar del Plata. “Aunque la UNSAM es muy prestigiosa y nosotros no tenemos nada que decir en ese sentido, no se convocó a la U,niversidad de Mar del Plata que tiene un instituto especializado en cuestiones tecnológicas y se podría encargar a las fotomultas”, remarca Amalfitano.

Los detalles

  • -El convenio no habla la cantidad de cámaras que se colocan, tiene que ser aprobado por el Concejo Deliberante y resulta que las cámaras ya están colocadas y en funcionamiento.
  • -El convenio anterior preveía 10% de Lo recaudado para seguridad Vial y este no prevé en nada en ese sentido.
  • -El convenio anterior era con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), y también tenía bastante falencias, pero había un control y una comisión de seguimiento conformada por concejales y el Poder Ejecutivo. En este caso no hay ningún órgano de control.
  • -En este convenio no se prevé que las cámaras adquiridas queden para la Municipalidad, sino que vuelven otra vez a la empresa que las provee.

Amalfitano, señala que “está lleno de irregularidades, pero más allá del perjuicio para el erario público, la verdad es que esto fue votado entre gallos y medianoche en comisiones, se cortó una hoja de un expediente, es decir que se violó un instrumento público. Primero tenía que pasar por la Comisión de Educación, entendiendo que la Seguridad Vial es un tema vinculado, pero el oficialismo que responde a Montenegro no no quiso que pasara por esa comisión, porque es una de las pocas en las cuales ellos están en minoría”.

“Hay muchísimas irregularidades en un convenio, que además de meterle la mano en el bolsillo a los marplatenses y a todos los turistas que vengan, todo ocurre sin ningún tipo de control ni basamento científico”, detalla el concejal.

Nadie está en contra la Seguridad Vial, por supuesto que se tienen que respetar las normas de tránsito, pero no de esta manera y con este negociado, como lo calificamos es del bloque del Frente de Todos.

Para contextualizar el momento en que se da este debate, Amalfitano dice que “esto además viene aparejado con el aumento del boleto en el transporte público de pasajeros, que se quiere llevar a cerca de $100”.

Con otros detalles sobre el panorama, Amalfitano agrega el tema de la protesta de taxistas, a quiénes le quieren imponer que pongan un GPS en las unidades, que cumplan con horario nocturno cuando “en realidad después de la pandemia ellos pasaron por una situación muy difícil y ahora no pueden afrontar esos gastos”.

Una situación realmente compleja y grave en Mar del Plata, con el gobierno de Montenegro que no gestiona y después termina haciendo este tipo de convenios.

Además, remarca, “con la borocotización de un concejal que había empezado en el oficialismo, después había votado con la oposición en muchas cuestiones, y que en este tema estaba de acuerdo y de repente votó en la Comisión de Seguridad para que fuera aprobado. Ahí es todo muy extraño, muy sospechoso y en eso estamos trabajando y denunciando”.

Ustedes hacen en una comparación con el convenio anterior, bajo la gestión de Carlos Arroyo, el intendente que estuvo entre 2015 y 2019. Esa gestión estuvo prácticamente intervenida desde la provincia y fue muy mala en términos de resultados. En ese sentido, ¿qué se juega en el actual gobierno de Guillermo Montenegro, entendiendo la importancia estratégica de Mar del Plata en la provincia de Buenos Aires?

Primero, el gobierno de Carlos Arroyo fue malo en el sentido de algunas cuestiones altisonantes y que hicieron ruido a nivel nacional y provincial, porque el personaje, el intendente, tenía algunas actitudes y preferencias bastante sospechosas también. Pero en realidad terminó siendo un gobierno que conoció un poco más Mar del Plata.

El problema del gobierno de Guillermo Montenegro es que no conoce Mar del Plata: él fue candidato a intendente de San Isidro y la mitad del gabinete está compuesta por gente que no es de Mar del Plata.

Lo que se juega es el futuro de un hombre que es fuerte en Juntos por el cambio, que tiene una “sociedad” con Horacio Rodríguez Larreta. Pero resulta que en diálogo con el Jefe de Gobierno de la Ciudad le pide que las clases no comiencen el 21 de febrero en Capital, para que no para perjudique el turismo en Mar del Plata y en la Costa, y no lo consigue.

Ahora, en la pelea por los subsidios para el transporte público de pasajeros, cuando el presidente Alberto Fernández pide que haya una equidad y que se bajen los subsidios en Capital y se suban en el interior del país, tampoco tiene éxito Montenegro en las gestiones con Rodríguez Larreta, para hacerlo entender que tiene que haber una equiparación.

Así que es muy extraño, no sé cómo será y tampoco nos interesa en este plano la interna de Juntos por el Cambio. Pero se trata de un gobierno que no gestiona, que no conoce Mar del Plata. Nosotros desde el bloque del Frente de Todos decimos que más allá del marketing, más allá de la imagen, de lo que muestra, es peor en las políticas públicas, en las cuentas públicas, que el gobierno de Arroyo.

¿Cómo sigue la cuestión de las fotomultas en el Concejo Deliberante?

Es uno de los aspectos escandalosos, que ya se instrumenta pero no fue aprobado por el Concejo. Faltan las comisiones de Hacienda y la de Legislación. De acuerdo a la votación de este lunes en la Comisión de Movilidad Urbana, dónde ganó el oficialismo con 5 votos contra 4, estamos esperanzados sobre en que durante el tratamiento en la de Hacienda no pueda prosperar este proyecto y convenio, teniendo en cuenta el poroteo del que tanto se habla ahora.

Confiamos en que podamos lograr que no sean perjudicados los y las marplatenses y los turistas. La verdad es que este convenio tiene únicamente un fin recaudatorio y no específicamente para el erario público, sino en otro sentido y con muchas sospechas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.