La Inteligencia Artificial aplicada para la salud en pandemia

[27 de enero de 2021] Virufy es una App que trabaja en un aporte muy importante para el testeo de casos de COVID19 y lo hace de una manera muy sencilla y eficaz: funciona a través de un “Banco de tos”, que cuando alguien lo utiliza para su propio autodiagnóstico, arroja una eficacia de más del 80%. El desarrollo, de carácter internacional, lo cuenta Jonatan Jaskilioff, ingeniero en sistemas de la empresa argentina Xoor, miembro del equipo de la iniciativa.

Jóvenes profesionales de 20 países diferentes y representantes de 25 universidades prestigiosas han desarrollado Virufy, una aplicación que puede diagnosticar COVID-19 mediante el análisis de la tos de un usuario.

Mediante inteligencia artificial, la aplicación ya tiene una precisión del 80 por ciento y supera el control de temperatura y muchas pruebas químicas rápidas, pero con una base de datos más grande de la tos de usuarios con síntomas similares a COVID, la precisión puede aumentar aún más hasta un 90%.

Donar una tos es fácil y ayudará directamente al desarrollo de la aplicación, que, en última instancia, acelerará el fin de la pandemia.

La próxima vez que estés a punto de toser, ¡por una vez hacelo cerca de tu teléfono! Un grupo de jóvenes profesionales y profesores de algunas de las mejores universidades de tecnología del mundo han creado una aplicación para teléfonos inteligentes que ayuda a detectar en cuestión de minutos si una persona tiene COVID-19 al analizar una grabación de su tos.

Pero necesitan ayuda de usuarios localizados en Argentina para mejorar aún más esta aplicación revolucionaria y utilizarla en América Latina.

Virufy es una organización sin fines de lucro compuesta por más de 50 investigadores internacionales de 25 universidades de prestigio y 20 países diferentes, incluidos Inglaterra, Japón, EUA, Argentina, Brasil, Colombia, México y Perú. La aplicación web utiliza inteligencia artificial para evaluar la probabilidad de que una persona esté infectada con el nuevo coronavirus.

Compuesta por expertos médicos, técnicos y legales de empresas e instituciones educativas líderes como Google, Stanford y Princeton, el equipo de Virufy validó su algoritmo de aprendizaje automático basado en miles de toses de América Latina, Europa y Asia para distinguir entre los sonidos de tos positivos y negativos del SARS-CoV-2 con un 80% de precisión, hasta ahora.

Movilizando jóvenes para recopilar datos sobre la tos de diversas regiones del mundo, Virufy tiene como objetivo entrenar su algoritmo para lograr una precisión aún mayor y comprender mejor cómo suena el COVID-19. Para cumplir este reto, esta organización internacional sin fines de lucro hace un gran esfuerzo para ampliar su base de datos de tos en América Latina, una región que continúa registrando un aumento alarmante de casos positivos.

“Virufy es la única iniciativa capaz de unir a todo el mundo por primera vez: detener al enemigo común COVID”, dijo Amil Khanzada, Ingeniero de software de Silicon Valley y fundador de Virufy. “Es una verdadera solución global para aplanar la curva en todo el mundo y poner fin a esta pandemia, especialmente en los países en desarrollo donde no hay un acceso masivo a las pruebas, lo que dificulta el rastreo y el distanciamiento social”, afirmó.

Él también afirmó: “Solicitamos a las personas que viven en Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, México o Perú, y que presenten síntomas similares al COVID que visiten virufy.org/app y “donen” su tos para que podamos unirnos para poner fin rápidamente a esta pandemia mortal.”

Aunque Virufy no reemplazará las pruebas de diagnóstico de grado hospitalario y debe usarse junto con los controles de síntomas y temperatura, la detección temprana e inmediata alentará a llevar a cabo la cuarentena informada. Esto, a su vez, ayudará a proteger a las comunidades locales y, en última instancia, también protegerá a cientos de millones de personas a medida que se ralentiza la propagación del virus. “La propagación de COVID-19 comenzó a partir de una persona y no podemos seguir subestimando el virus”, comentó Khanzada.

La app permite que todos desempeñen su papel para limitar la propagación y recuperar la sensación de control durante la pandemia en curso. Al proporcionar la detección más rápida del mercado, la organización espera crear una herramienta de detección complementaria que los profesionales de la salud puedan recomendar con confianza, mitigando la carga que las pruebas inaccesibles han impuesto a las comunidades desatendidas en todo el mundo.

“Si logramos que la app sea usada ampliamente en la sociedad en el día a día podría dar un panorama casi en tiempo real de la situación. El resultado es calculado en algunos segundos y puede alertar al encuestado en el mismo momento. Incluso si fuese contemplada en una app a nivel nacional como la CovidApp de nación podría mejorar la calidad de las decisiones sanitarias que se toman” reflexionó Jonatan Jaskilioff, integrante argentino de Virufy.

“Los familiares y amigos que estén en contacto cercano con personas con COVID positivo también deben hacerlo, ayudarán directamente a poner fin a la pandemia” finalizó.

Acerca de Virufy

Virufy es una organización dirigida por voluntarios con miembros de 25 universidades y 20 países con la misión de detener la pandemia de COVID-19 a nivel mundial mediante el desarrollo de una aplicación gratuita que detecta la contaminación por el virus a través de una simple tos en el teléfono. La asesoría del equipo incluye a científicos y líderes de Stanford, Princeton y Google. Los mercados objetivo-iniciales de Virufy son los países en desarrollo que están luchando por controlar la pandemia, pero tienen la intención de expandirse a todas las naciones del mundo a través de su red de embajadores One Young World.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.