Lanzaron Cannabis Conicet, una empresa pública de desarrollo e innovación

Con ejes en la investigación, el control de calidad y la trazabilidad del producto, estos elementos centrales ponen a la Argentina en un lugar de liderazgo a nivel mundial. Del cannabis medicinal al cáñamo industrial, todo sobre este sector que crece con fuerza.

Por Gabriela Ensinck y Pablo Mercau

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, presentó la creación de la empresa nacional de base tecnológica “Cannabis Conicet” y destacó “la importancia de que el Estado apoye este tipo de iniciativas, para que democráticamente se pueda acceder al derecho de la salud”.

Lo hizo en un acto junto a autoridades del Conicet, la Universidad Nacional Arturo Jauretche (UNAJ), y el Hospital El Cruce. Al frente de la flamante empresa está Silvia Kochen, investigadora que desde el año pasado, encabeza una Diplomatura en Cannabis en el UNAJ. La iniciativa académica ya superó los 4 mil inscriptos y se pusieron en funcionamiento más de 25 servicios y 15 proyectos de asistencia técnica, de investigación y desarrollo relacionados con la temática.

Kochen, una referencia mundial en temas de epilepsia y de neurología, llega desde esa experiencia al uso del cannabis medicinal.

Comienza la primera Diplomatura en Cannabis Medicinal

El desafío de Cannabis Conicet será fortalecer e impulsar la industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial en la región, generando estándares de calidad e innovación en todas las etapas, desde el cultivo, la producción, y el uso clínico e industrial.

El marco y algunos datos

Hay dos leyes que enmarcan la actividad: la del uso medicinal y de investigación, como la desarrollo industrial. Se aprobaron este año y están en plena vigencia.

Presentación de Cannabis Conicet

Hay más de 50 países que avanzaron en algún tipo de legalización para el cannabis. A comienzos de este siglo 21, la producción global de cannabis medicinal, de manera legal, era de 1.4 toneladas. Ya en 2019, alcanzó las 468 toneladas. En términos económicos, se calcula que para 2024 se alcanzará una producción de alrededor de 43 mil millones de dólares.

Se trata de una industria con un fuerte crecimiento.

En cuanto a la innovación, a las patentes presentadas, hasta 2016 había 320. Y entre los siguientes dos años, se agregaron 470 solicitudes nuevas. Estos números indican que el mundo avanza hacia el desarrollo de no solo aceites medicinales sino también hacia otros usos industriales de esta planta.

Esto impacta, de algún modo, en la sustentabilidad, en la búsqueda de nuevos materiales que reemplacen a otros convencionales o contaminantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.