Dos pilotos argentinos volarán de Ushuaia a Alaska para medir el Cambio Climático

Los chubutenses Juan Martín “Tinti” Escobar y Guillermo Casamayú construyeron un avión experimental, que llevará un sensor para medir las concentraciones de CO2 y “carbono negro” en la atmósfera, responsables del calentamiento global. Partirán de Ushuaia en abril rumbo a Alaska. Lo cuenta Gabriela Ensinck en Puro Contenido Radio.

Esta historia combina varios elementos tecnología aventura y cuidado del ambiente. Se trata de dos pilotos argentinos, chubutenses para más datos, que van a volar desde Ushuaia hasta Alaska para estudiar los efectos del cambio climático. Lo van a hacer a bordo de un avión experimental construido por ellos mismos. Es un avión liviano de aluminio que se pudo construir por etapas.

Los protagonistas son Juan Martín “Tinti” Escobar y Guillermo Casamayú, son de Rada Tilly en la provincia de Chubut, son pilotos profesionales que vuelan ambos para diferentes compañías aéreas.

Y con este proyecto, que lleva 7 años para construir el avión, ahora se van a tomar dos meses para hacer este viaje.

“Tinti” Escobar contó que arrancaron como una aventura, un desafío personal, querían construir un avión para volar en la Patagonia desde la Cordillera al mar, más rápido y al mismo costo que hacerlo en una camioneta.

Entonces empezaron a meterse en foros con otros pilotos y colegas, donde conocieron a un español que hizo algo similar; un vuelo alrededor del mundo en un avión experimental para medir los efectos del cambio climático, con un sensor que fabrica una empresa en Eslovenia y a través de él se contactaron con esta compañía.

“Para enfrentar un fenómeno primero hay que conocerlo y medirlo”

El sensor que van a llevar a bordo del avión mide 2 indicadores fundamentales del cambio climático: uno es el dióxido de carbono, que es el principal gas de efecto invernadero. El otro es menos conocido, pero igualmente relevante, se trata del carbono negro: partículas en suspensión que se producen por actividades naturales y humanas fundamentalmente, por ejemplo la quema de bosques y pastizales.

Estás partículas de color negra están suspendidas en la atmósfera y cuando se depositan ahí absorben la luz solar, generando un mayor calentamiento.

Esto es algo que los pilotos quieren medir y van a pasar en su ruta de vuelo, por ejemplo por la zona de Corrientes, donde recientemente se quemaron centenares de miles de hectáreas de bosques.

“El vuelo va a compensar la huella de carbono, con un barrio en Comodoro Rivadavia donde ya se plantaron más de 1000 árboles”

Es la primera vez que un vuelo con estas características con medición de parámetros del cambio climático se va a hacer con un avión experimental. Escobar y Casamayú van a estar enviando la información a la Universidad Nacional de la Patagonia y al Servicio Meteorológico Nacional a través de un convenio que firmaron con estas dos entidades.

  • Links para seguir la travesía:

Instagram: @patagoniaalaska

Web: www.patagoniaalaska.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.