El economista y catedrático de la universidad de Barcelona Ramón Tremosa analizó el “milagro catalán”

(Encuentro en el Casal de Catalunya: Los retos de la economía catalana) El ex eurodiputado Ramón Tremosa estuvo en el Casal de Catalunya y allí disertó sobre la actual expansión de la Economía Catalana, su rápida recuperación post pandemia, el impacto del Euro y la Guerra. Y señaló que la Argentina tiene un gran potencial “si logra estabilidad monetaria, inflación controlada, un banco central independiente y un marco legislativo estable”.

Por Gabriela Ensinck

En un nuevo encuentro en el Casal de Catalunya en Buenos Aires, el pasado jueves 25 de agosto, el economista, académico de la Universidad de Barcelona y ex eurodiputado Ramón Tremosa, disertó sobre la actualidad de la economía catalana. También analizó, en diálogo con el público, la situación europea en el marco de la guerra y la post pandemia, y las perspectivas de la economía latinoamericana y argentina.

En el evento, de formato híbrido, estuvieron presentes el Presidente del Casal, Ariel Vives i Bloise, el delegado de Catalunya en Buenos Aires, David Poudevida, la licenciada Adriana Rodriguez, directiva del Casal; junto a personalidades de la academia, la cultura y público en general. La disertación, que se realizó en Castellano, se transmitió por streaming y contó con la participación de numeroso público a ambos lados del océano.

Tremosa es profesor de Teoría Económica de la Universidad de Barcelona, e investigador en el Centro de Análisis Económico y de las Políticas Sociales (CAEPS). Durante 10 años (de 2009 a 2019) fue diputado en el Parlamento Europeo, y es autor de varios libros, entre ellos “Catalunya, potencia logística natural”; “Qué hacen los Bancos Centrales”, y “Dos Europas. Éxito económico y fracaso político”.

La tesis que defiende, con datos y entrevistas, es que la economía catalana fue beneficiada por la integración a la zona Euro. “Durante los últimos 20 años, Catalunya gozó de la estabilidad y la fortaleza del Euro, y eso le permitió crecer. Las exportaciones se duplicaron y las empresas multinacionales se triplicaron. Hoy Barcelona es el principal puerto sobre el mediterráneo, superando a Génova, Marsella y Näpoles. Este año, unos 19 millones de turistas visitaron Barcelona, y la realización de Ferias y Congresos Internacionales, como el Global Mobile Congress impulsó el surgimiento de barrios tecnológicos en la ciudad”, enumeró Tremosa.

“Tener un horizonte de largo plazo y un tipo de interés bajo permitió a las empresas invertir y desarrollar proyectos. Las multinacionales vienen porque encuentran mano de obra preparada. Barcelona cuenta con ocho universidades públicas, cuatro privadas y 60 centros de investigación. La ciudad está en el top 10 de captación de fondos para i&D (investigación y desarrollo), destacó el ex eurodiputado.

 

El milagro Catalán, sus causas y consecuencias

Catalunya no tiene petróleo, carbón ni hierro. Sin embargo, es una de las regiones más industrializadas y con mayor nivel de vida de España y Europa. “Sin Catalunya la economía española no sobreviviría. Y tendría difícil seguir en el euro”, afirmó Tremosa.

Pero este crecimiento económico reavivó viejas tensiones “El Estado Español recauda mucho e invierte muy poco. Catalunya tiene el 15% de la población del país, genera el 20% del PBI y recibe solo el 10% de la inversión”, apuntó el especialista.

“Los catalanes se sienten discriminados. Ni siquiera podemos hablar catalán en el parlamento europeo. Esto hace que la gente vote independizarse. Hay un déficit creciente de legitimidad política. La Monarquía cuenta apenas con 10% de popularidad”, señaló.

Luego de su disertación, Tremosa dialogó con el público y contestó preguntas, del auditorio presencial y virtual. Al ser consultado sobre la situación catalana y europea en el marco de la invasión de Rusia a Ucrania, el economista sostuvo: “Con todo el horror que significan, las guerras aceleran las transiciones económicas, industriales y energéticas. Es probable que la transición energética hacia fuentes fotovoltaicas y eólicas que se iba a hacer en 30 años se haga en cinco”, aventuró.

Respecto de la economía argentina y latinoamericana, Tremosa sostuvo: “sin ser un especialista, ya que mi foco está en Catalunya, pienso que la región y Argentina en particular, tiene un gran potencial. Pero para esto se debe lograr estabilidad monetaria, inflación controlada, un banco central independiente y un marco legislativo estable”, recomendó.

Tendiendo puentes entre culturas

Al término de la conferencia, el público asistente pudo disfrutar de un cóctel con especialidades catalanas como el famoso Pa amb tomàquet y continuar una charla distendida.

“Estos encuentros sirven para reflexionar y tender puentes entre dos culturas”, comentó el delegado de Catalunya, David Poudevida. “Ramón Tremosa no solo es un académico sino un político que vivió de cerca las circunstancias de la economía europea y catalana, y por eso nos acerca un análisis agudo para comprender estos fenómenos, en el marco de un acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur que se está negociando desde hace más de 20 años”, señaló.

Por su parte, Ariel Vives i Bloise, presidente del Casal, destacó que “este año hemos vuelto a los ciclos presenciales del Casal de Catalunya, con una serie de encuentros que abarcan aspectos culturales, económicos y de migración, tema al que nos dedicaremos en septiembre. Ese mes también se conmemora la caída del sitio de Barcelona y su anexión a España, un 11 de septiembre de 1714. Es “una flecha emblemática para los Catalanes que nos recuerda la resistencia de un pueblo que jamás se da por vencido”, apuntó.

I Bloise también destacó el rol del Casal de Catalunya como “puente de culturas” y comentó que en su sede del barrio de San Telmo se dictan clases de Catalán en distintos niveles, tanto en formato digital como presencial. “Hay un intercambio intenso entre ambas naciones, con unos 30 mil catalanes viviendo en la Argentina, y unos 100 mil argentinos viviendo en Catalunya. Muchos de los que vienen a nuestros cursos de idioma, lo hacen porque tienen familia catalana y quieren conectarse con sus raíces, o porque quieren irse a vivir allá y necesitan la herramienta del idioma para poder integrarse mejor y conseguir empleo”, destacó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.