“Generar valor agregado donde se explotaban los recursos naturales en forma de commodities”

En Puro Contenido Radio, Gabriela Ensinck describe SF500, que se presentó en Rosario, provincia de Santa Fe. Esta iniciativa público-privada invertirá 300 millones de dólares para impulsar la creación de 500 startups biotecnológicas, que tienen actuación en diferentes rubros, desde la alimentación hasta el amplio campo de la salud.

El proyecto, que en sus inicios une a Bioceres, la provincia de Santa Fe y la comunidad de innovación, busca apoyar iniciativas de científicos y emprendedores argentinos basados en ciencias de la vida. El objetivo es contribuir al nacimiento y crecimiento de 500 proyectos innovadores en los próximos 10 años.

Ya hay algunas compañías que están siendo incubadas y es muy interesante porque son negocios de triple impacto: económico social y ambiental.

La biotecnología es transversal a muchos sectores y están desde los clásicos, como alimentos, productos farmacéuticos, biocombustibles, soluciones para biorremediación ambiental y también, por ejemplo, textil e industria de la moda.

Porque hay nuevos biomateriales: uno de los emprendimientos se llama Wonder y lo que están haciendo es biocuero. Es decir, un material muy similar al cuero en la textura, en el aspecto, pero lo extraen del orujo de la uva, con unos hongos que se cultivan y logran este material que reemplaza al cuero tradicional y es mucho más sustentable.

Así se evita todo lo que es la cría de ganado para después matarlo y sacarle el cuero, un tema que está muy discutido hoy en día con todo el movimiento vegano, aunque no es para lo único que se cría el ganado. Se evita la contaminación que producen las curtiembres con los procesos químicos que llevan y además la huella de carbono que se producen con la alimentación de estos animales que emitan gas metano.

Todo eso se ahorra y se genera este material, que incluso va a ser más económico, y ya están pensando en hablar con los productores de uvas que serían los que proveen estos insumos. También con las curtiembres tradicionales, que quieran reconvertir su negocio a este nuevo biomaterial.

Hoy ese orujo se usa mayormente para compost, o para algún subproducto de poco valor. Con esto se valoriza algo que si no termina siendo un residuo o un producto de poco valor: es lo que se llama la economía circular

Otro de los ejemplos presentados es el de Oncoliq, es un sistema para detectar distintos tipos de cáncer con un test rápido con una muestra de sangre. Esto evitaría algunos exámenes que son bastante invasivos y complejos y ya se está ensayando no solo en la Argentina, sino que varios equipos en el mundo lo están haciendo.

También está Dharma, que es un emprendimiento que busca una cura de la artrosis. Lo dirige un médico rosarino, Gastón Topol, quién dice que lo que están buscando de máxima “es que se puede reconstituir el cartílago en base a biotecnología también y si no, un tratamiento muy superior para la artrosis, una enfermedad que con el envejecimiento de la población está afectando a cada vez más personas”.

Hay que destacar a Biota Life, que lo dirige una investigadora del Conicet, que van a hacer cremas para la piel, pero personalizadas en base a un test según tu tipo de piel y tu problema. Van a formular una crema que pueda regenerar tejidos, esto es biocosmética, más allá de una crema convencional.

Todos estos proyectos ya están invertidos, están siendo incubados y tienen una perspectiva global, algo que comentaba ayer el gobernador de Santa Fe Omar Perotti, acerca de que normalmente las pymes nacían, se criaban en el mercado interno y después de muchos años salían a exportar, si tenían escala para hacerlo. Hoy hay micro empresas de base tecnológica, que ya salen pensando en el mercado global como es el caso de estas cuatro que describimos.

La actividad en Rosario

En el Centro Científico Tecnológico de Rosario (CCT) se hicieron presente más de 300 personas entre referentes de la industria emprendedora, autoridades del gobierno provincial y nacional, e integrantes de las primeras startups que ya están trabajando en el desarrollo de sus proyectos: Oncoliq (detección temprana del cáncer); DHARMA (artrosis de rodilla); Biota Life (tratamiento para afecciones en la piel) y WONDER TM (biocuero).

Con la premisa de acelerar la transformación del talento científico argentino en soluciones globales para la humanidad, SF500 presentó su propuesta de valor y los resultados obtenidos en sus primeros meses de trabajo.

Ciencia de laboratorio con soluciones globales, una alianza clave

“Emprender en ciencias de la vida es diferente a desarrollar otro tipo de proyectos tecnológicos. En el caso de las ciencias hay dos factores determinantes vinculados al tiempo y al territorio: tiempo, porque son proyectos concebidos a largo plazo, que responden a la lógica de la biología. Territorio porque se precisan equipamientos de alta complejidad, laboratorios, plataformas tecnológicas, entre otros factores, para que esto ocurra”, explicó Francisco Buchara, Managing Director del fondo.

A nivel mundial, está sucediendo una revolución impulsada por descubrimientos en el ámbito de la biología que convergen con tecnologías disruptivas cada vez más accesibles. Dichos avances son los que permiten diseñar soluciones antes impensadas para problemas que demanda la sociedad, donde el talento argentino podría dar respuesta a esos desafíos.

“Desde SF500 vivimos la evolución y el desarrollo en términos de simbiosis y colaboración, no en términos de competencia y selección. Por eso públicos y privados nos unimos para invertir y formar parte de las soluciones. Vamos por 500 porque la respuesta a estos desafíos globales van a surgir de una sumatoria de cientos de iniciativas. Además, creemos que es la forma más eficaz para impulsar un gran proceso de transformación donde la biotecnología sea un factor clave de desarrollo del país en las próximas décadas”, aseguró Buchara.

Para acompañar este desarrollo, SF500 se apoya en 4 ejes de trabajo:

● SF Build: para construir capacidades que aceleren el proceso de pasaje dellaboratorio a una start-up en ciencias de la vida en condiciones de recibir su primera inversión.

● Laboratorios: para poner a disposición de los equipos emprendedores plataformas de investigación y la infraestructura necesaria para desarrollar las aplicaciones de sus ideas científicas.

● Capital emprendedor: para fondear el nacimiento y crecimiento de nuevas compañías, desde la concepción de la idea hasta su expansión.

● Comunidad: para generar una red de actores que potencien las startups y el ecosistema a través de acuerdos, red de mentores, workshops, eventos, vinculación con perfiles de negocios y diversas colaboraciones.

Los primeros proyectos en ejecución

SF500 ya está trabajando en 25 proyectos de los cuales 4 ya cuentan con la financiación para iniciar su plan de desarrollo. Además, en el próximo mes, 5 startups se sumarán al portfolio.

Los primeras startups invertidas son: Dharma Biosciences, que busca acercar soluciones para la regeneración del cartílago de rodilla y eventualmente curar la artrosis; Biota Life, iniciativa que prevé acercar tratamientos personalizados para distintas afecciones de la piel; Wonder TM, vinculado a la industria de la moda, que busca impulsar el uso de materiales sustentables y biodegradables para la confección de prendas; y Oncoliq, el test que busca la detección temprana del cáncer, comenzando con el de próstata y mama.

Una apuesta por el talento y proyectos argentinos

“SF500 viene a sentar un precedente y a demostrar lo importante que es trabajar en conjunto, el sector público con el privado, para potenciar el ecosistema emprendedor. Hoy estamos en la casa de los científicos en Santa Fe, el CCT, pero queremos que este espíritu colaborativo se contagie en cada rincón de la Argentina” aseguró por su parte el gobernador de la Provincia, Omar Perotti.

En total, SF500 invertirá 300 millones de dólares con los que se buscará impulsar 500 proyectos en los próximos 10 años. Por otra parte, los tickets de inversión alcanzan los U$S 250.000 para etapas tempranas y U$S 1.000.000 para instancias previas a una serie A.

Asimismo y para favorecer la consolidación del ecosistema, SF500 tiene previsto realizar inversiones para el desarrollo de plataformas de investigación y laboratorios.

Convocatoria de proyectos

Para aplicar, los proyectos a presentar deberán estar apoyados sobre ciencia sólida, asociados a las ciencias de la vida y alineados tanto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como a las verticales del fondo: salud y bienestar, alimentos funcionales, neutralidad de carbono y biomateriales. Pueden acercarse también ideas o iniciativas en etapa temprana (hipótesis validada experimentalmente en el laboratorio o prueba concepto).

Los proyectos seleccionados para participar del programa SF Build podrán acceder a diversas actividades que incluyen armado de plan de inversiones y modelo de negocio, consultoría regulatoria y legal, mentoría, conexión con ecosistemas y apoyo para realizar roadshows, entre otros.

La convocatoria para el SF Build Spring Batch permanecerá abierta hasta el 1 de julio de 2022. Para más información y presentación de ideas sf500.com.ar/postulate

Equipo SF500

El proyecto está liderado por profesionales con un amplio recorrido en el armado de startups científicas-tecnológicas, en la integración de agendas público-privadas y en la operatividad de nuevos negocios de ciencias de la vida.
La Dirección está a cargo de Francisco Buchara, Managing Partner, quien ha encabezado el desarrollo de numerosos proyectos públicos-privados de impacto en el ámbito local, provincial y nacional. También es Eisenhower Fellow 2019.
El equipo de gestión también está integrado por Juan Soria, Fundador & Director de Operaciones; y Fernando Isa Pavía, Fundador & Director de Finanzas. Juan tiene más de 10 años de experiencia en actividades de vinculación y transferencia de tecnología. Se desempeñó como Director de vinculación tecnológica en Conicet, Gerente de investigación y desarrollo en YTEC, y Coordinador del Departamento de Ciencia y Tecnología de la UIA. Por su parte, Fernando cuenta con más de 10 años de trayectoria en finanzas corporativas. Es especialista en valuaciones, fusiones y adquisiciones. Fue socio de la firma Deloitte y dirigió los departamentos de finanzas de diversas empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.