No fue ni es fácil, la tarea que le tocó a Alberto Fernández

OPINION: Por Marcelo Puella (Frente Nacional de Agrupaciones Peronistas)

Es lamentable ver como algunos desmemoriados se han olvidado de cómo recibió el país Alberto Fernández en diciembre del 2019. No recordar que a los tres meses de gobierno nos vino una pandemia mundial que inmovilizó al planeta, generando millones de muertes, destrozó a los mercados más fuertes y rompió la estabilidad de economías que no se vieron afectadas en décadas, era impensado.

Pese a eso, nuestro país se ha tenido que reinventar de forma urgente, esa misma pandemia continúa y para completar el regalito que le toco afrontar a este Presidente vino una guerra entre Rusia con Ucrania que afectó el normal abastecimiento e impactó sobre los mercados más importantes del mundo. Creer que la Argentina saldría ilesa de ese impacto solo podría pensarlo un ilusionista.

Pese a lo antes mencionado, nuestro gobierno comenzó una recuperación importante, no es magia, ni relato. Es realidad pura.

En Argentina se está generando una integración del campo y la industria, que crecen sin parar. La cosecha superó los 38.400 millones de dólares en exportaciones y la actividad industrial recuperó el 38.1 de la producción automotriz, ambas actividades tuvieron el mayor salto a nivel mundial. Se fabrican tractores, cosechadoras y maquinaria agrícola que reactiva tanto la actividad industrial como la del campo.

También podemos mencionar la creación de 400.000 puestos de trabajo registrado en el gremio de la construcción y todos sabemos muy bien lo que implica que un rubro como este genera aperturas a otros segmentos de la industria.

El gasoducto Néstor Kirchner ya está en marcha, esta obra de infraestructura va a generar no solo soberanía, sino también 6000 puestos de trabajo, aumentara el potencial energético un factor clave para el desarrollo económico y la soberanía productiva, en solo la etapa inicial se prevé una inversión de 3400 millones de dólares.

Pese a todo lo sucedido el país está creciendo.

Durante Semana Santa viajaron 5 millones de personas, de las cuales 4.5 millones accedieron al programa Pre-Viaje, es decir el Gobierno sigue generando políticas públicas para la reactivación económica del país y en breve se lanza la tercera etapa.

Y podría enumerar muchísimas acciones de gobierno que aún la sociedad no llegó a divisar. Sé positivamente que falta mucho por hacer y que al pueblo trabajador le afecta la inflación, que el salario se debe equiparar, que la pobreza sigue siendo más que preocupante y el malestar de la sociedad por la escalada de precios al consumidor enoja día a día. También puedo dar una visión de esperanza que mes a mes se está achicando esa brecha inflacionaria y tengo la confianza en que para el mes de agosto estaremos viviendo otra realidad.

Solo puedo decirle a nuestro pueblo que no bajen los brazos, hay un Presidente que se ocupa y conoce la realidad de su gente, el Gobierno no está en manos de un improvisado como quieren hacerlo ver. Todo un equipo trabaja cotidianamente para cambiarle la vida a los argentinos y nada de lo que se prometió en la campaña del 2019 se descontextualizó.

Ahora a mis compañeras y compañeros peronistas les pido que pongan un poco de hielo en estos momentos, cuando armamos el Frente de Todos dijimos que era con todos, así es, fue y será. No apoyar al Gobierno es no apoyar al peronismo y es ser conspirativo a una alianza encubierta a la derecha. Empecemos a reflexionar y si es posible leer un poquito a Perón, reverlo cada tanto no viene mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.