“Seguimos rehenes de grupos corporativos que extorsionan al Gobierno y al pueblo”

Diego Montón, referente de la Unión de Trabajadores Rurales Sin Tierra de Mendoza, describió en Puro Contenido Radio la problemática del sector y los 20 años de la organización. Además, destacó la lucha por los derechos, por el acceso a la tierra y por un modelo de Soberanía Alimentaria.

“Evidentemente seguimos rehenes de grupos monopólicos y corporativos que vienen extorsionando el Gobierno y el pueblo argentino en función de su capacidad de remarcar los precios de los alimentos”, señaló Diego Montón, refrente de la Unión de Trabajadores Rurales Sin Tierra de Mendoza.

Todo eso, señaló el dirigente “está asociado al poder que tienen hoy de dominio sobre todo en el eslabón del agregado de valor y en la comercialización”.

Montón afirmó que este gobierno les generó mucha expectativa, conscientes en la situación “en la que nos había dejado Mauricio Macri con dos cuestiones que son sustanciales y me parece que son parte también de este problema: el primero es el desmantelamiento del Estado y de las instituciones de control, además de la falta de promoción de la agricultura familiar”. El otro factor que señala es el endeudamiento y luego “vamos a ser justos, se lo sumó la pandemia”.

Desde la perspectiva de los trabajadores rurales, “la pandemia era una oportunidad y una excusa para usar las medidas que se anunciaron y que después no fueron. La expropiación y nacionalización de Vicentín, que hoy podría cumplir un rol importante en el mercado agroalimentario argentino, hasta poner a la agricultura familiar en el centro”.

En ese sentido, Diego Montón afirmó que “ahí tenemos desilusión y demanda, por ejemplo, ni el monotributo social agropecuario, que se anunció; o la reglamentación de la Ley de Agricultura Familiar. Son políticas con las cuales no se ha avanzado”.

Además, el también dirigente del Movimiento Nacional Campesino Indígena, remarcó la falta del acceso a la tierra, con el financiamiento para la producción. “Paralelamente, hemos visto como ha ido creciendo la capacidad de lobby y de presión de esas corporaciones que hoy, además, han cualificado su estructura organizativa: ya no son la Mesa de Enlace, sino que también es la Copal (la Coordinadora de empresa de alimentos y bebidas), el Consejo Agroindustrial Argentino, que parecieran a veces ser los únicos interlocutores del Gobierno”.

Los recursos naturales

En torno a la presencia de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, en el estadio Diego Armando Maradona de La Plata, Diego Montón consideró que coincide con el slogan de ese acto. ‘La fuerza de la esperanza’: “el sentido de estar convencidos que a esta fuerza gremial que venimos construyendo, que se inició, como hace 20 años aquí en Mendoza, en la Unión de trabajadores Rurales Sin Tierra, nosotros estamos hablando de la construcción nacional de lo que es la Mesa Agroalimentaria Argentina”.

Esa voz del otro campo, dijo Diego Montón, “tiene que tener una expresión política, que materialice las propuestas. A nosotros nos parece que Cristina está reflejando esa construcción, está liderando y además de la mención que se hizo a los recursos naturales diciendo que los tenemos que pensar en función de los argentinos, también hubo una intervención previa de Máximo Kirchner, donde fue en la misma línea”.

No tenemos dudas que esta batalla política que se viene va a ser muy importante para poder recuperar la esperanza en torno a una agenda política que ponga la soberanía alimentaria en el centro.

El territorio

Consultados sobre la situación particular de Mendoza en torno a una problemática extendida en el país, como por ejemplo el tema de las sequías y la falta de lluvias, Montón explicó que “hemos tenido granizos, heladas y sequías. Frente a eso el Gobierno provincial no tiene ninguna política de acompañamiento para el sector, por lo cual la vida en el campo se está haciendo muy difícil.

El gobierno de Rodolfo Suárez (Unión Cívica Radical-Juntos por el Cambio), señaló Montón “solo piensa en la ciudad de Mendoza, dónde se está concentrando la mayor cantidad de la población y toda la ruralidad está prácticamente abandonada”.

Venimos sosteniendo un plan de lucha importante con otras organizaciones, para que el gobierno provincial tome cartas en el asunto.

Con respecto a las heladas,”tuvimos importantes anuncios del gobierno nacional, pero prácticamente nada del gobierno provincial para nuestro sector. No hemos tenido ningún tipo de reunión para preguntar cómo está la situación”, sostuvo.

“Estamos atravesando una situación muy difícil. Es el segundo gobierno de Juntos por el cambio acá en Mendoza, que también desmanteló toda la institucionalidad referida al sector”, describió.

El aniversario de la organización

Hace 20 años que empezó una etapa nueva de organización del sector. Actualmente, contó Diego Montón “tenemos 43 cooperativas y grupos de base en 14 departamentos de la provincia. Por un lado, se desarrolló toda la defensa de los derechos de los campesinos, la lucha por la tierra, inicialmente reclamando por el acceso, porque aquí en la provincia existe más de la mitad de la superficie con derecho de riego que está abandonada e improductiva y por otro lado hay más de 5000 familias campesinas arrendatarias”.

Además, agregó que “también la resistencia, porque hubo muchos intentos de desalojos sobre todo en las comunidades campesinas productoras ganaderas y caprinas”.

La organización apostó mucho y fuerte a la educación. “Se cumplen 12 años de nuestro centro de formación, en el cual se desarrolla una escuela campesina agroecológica, por la que han pasado más de 350 jóvenes, que completaron sus estudios secundarios ahí, además de las Tecnicaturas Superiores de Agronomía, de Maestro Rural y de Economía Social”, contó.

Todas nuestras cooperativas están lideradas por jóvenes, y no tan jóvenes, que han pasado por estos procesos de educación.

Por otra parte, relató que “hacemos un gran esfuerzo en la comercialización tenemos almacenes aquí en Mendoza y además un intercambio fluido con la UTT y la Fecofe; en los distintos puntos del país”.

Con la producción en la transición agroecológica, en ese sentido tenemos una historia similar a la de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT).

Para finalizar, el dirigente señaló que “hemos hecho también una fuerte visibilización de la situación campesina, dónde Mendoza no es una excepción a la realidad nacional. A pesar de que la agricultura campesina es claramente mayoritaria en términos cuantitativos y algunos rubros tiene incidencia muy importante, como las hortalizas o la cría el sector caprino, estaba totalmente invisibilizado y hoy ya nadie desconoce esa realidad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.